Showing Doñana since 1990

services

Buitres y champiñones

Por Lucía Lozano Villarán

Publicado en

Hay que resignarse, esta primavera pocos pájaros criarán en Doñana, las lluvias de esta primavera no van a poder enmendar la escasez de lluvias del invierno pasado; las marismas siguen secas en su mayor parte, ofreciendo pocas oportunidades a garzas, patos, cigüeñas y limícolas este año. En la colonia de cría del Centro de Visitantes de José A. Valverde se han concentrado varios cientos de Moritos y se pueden ver algunas Garzas Imperiales, pero ninguno de ellos ha llegado a plantearse criar este año. Entres los calamones, fochas, patos colorados y ánades reales y frisos sí que se han decidido algunos. Así es la naturaleza, unos años buenos, otros malos, y ellos lo saben, y se adaptan lo mejor que pueden.

Grupo Buitres Leonados

Grupo Buitres Leonados

En época todavía de migración, los bandos de Chorlitejos Grandes revolotean por la reseca llanura en busca de algo de alimento o, al menos, un lugar tranquilo para descansar en su largo viaje al norte. Ellos no tendrán problemas probablemente para encontrar buenas condiciones de cría en las orillas de lagos, ríos y mares de la fría Escandinavia. Enormes bandos de Canasteras y Fumareles Cariblancos se pueden ver en la lejanía alimentándose junto a las zonas encharcadas cercanas a la vera, junto a largas líneas rosadas de flamencos. Algunas Águilas Culebreras también continúan pasando por Doñana y se dejan ver muy bien mientras planean y se ciernen en busca de alguna serpiente despistada. Los Milanos Negros son abundantes, como cada primavera, trabajando incansables en busca de algo comestible sobre bosques y marismas.

Pero si hay una especie a la que no le vienen nada mal estos años secos es sin duda el buitre, el gran Buitre Leonado que, proveniente de las colonias de cría en las sierras de Cádiz y Huelva, utiliza las marismas de Doñana como comedero natural. En años secos como este, el número de vacas, caballos y ovejas que no resisten las duras condiciones aumenta, beneficiando a estas aves carroñeras de gusto poco refinado. Se observan todos los días cuando el sol ya calienta, cogiendo altura en grupos, para controlar una amplísima zona alrededor y estar atento a cualquiera de sus congéneres que de repente se deje caer sobre alguna presa para redirigir su ruta hacia ese punto.

Boletos

Boletos

En los pinares y alcornocales sin embargo la primavera ha llegado tarde pero ahora, con el aumento de las temperaturas y las últimas lluvias, se ha producido una espectacular explosión de color. Crisantemos amarillos y blancos y azules chupamieles (Echium plantagineum) dominan en todos los prados. Con la suave brisa de esta mañana, extensas nubes de polen de pinos piñoneros y alcornoques, también en flor, se desprendían de las altas copas para cubrirlo todo como si de polvo de arena se tratara. Yo las miraba con desconfianza, pensando los efectos que tendría sobre mí una nube de ese tamaño si fuera de polen de olivo, el cual ya comienza a producir sus periódicos efectos nocivos sobre mi nariz y ojos. Como muchos clientes me dicen: “pues vaya!, un biólogo con alergia al campo”.

Todos tienen prisas por sacar partido a estas pocas semanas de buenas condiciones para reproducirse, Milanos Negros y Águilas Calzadas, Perdices y Alcaudones, Jilgueros y Verdecillos, Linces y conejos, todos corren a aprovecharlas mientras duran. Incluso los hongos aceleran su floración mostrándonos sus vistosos aparatos reproductivos en forma de seta.

Boletos y champiñones silvestres rompen la costra arenosa del bosque para exponer sus esporas al viento fresco de la mañana.

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt