Showing Doñana since 1990

services

Canastera común en vuelo

Canastera común, el acróbata de las marismas

Por José Antonio Sánchez Iglesias

Publicado en ,

Una visita a Doñana sólo está completa cuando consigues ver una de estas aves. Recuerdan a los fumareles y charranes y vuelan tan ágiles como las golondrinas, alimentándose en vuelo como ellas a menudo pero siendo en realidad parientes cercanos de los limícolas. Alas largas y afiladas, cola profundamente ahorquillada, pico corto con una mancha rojo brillante en la base además e una delgada linea roja que enmarca una gran zona de color crema en la garganta, son un conjunto de bonitas características que construyen una preciosa ave.

 

Collared pratincole on the ground

Canastera común posada

 

Su inconfundible y repetitiva llamada las delata y nos hace automáticamente mirar hacia arriba en su busca, casi siempre las oímos antes de verlas. Normalmente en grupos, en cuanto aparecen llenan los cielos de la marisma con sus agudos gritos y sus hábiles piruetas. Escarabajos, libélulas, hormigas aladas avispas compones su dieta, pero si alguien debe estar alerta ante su llegada, estos son los saltamontes, su plato favorito, los atrapan sin dificultad en vuelos a baja altura.

Collared pratincole in flight

Canastera común en vuelo

 

Anidan en colonias sobre el suelo, a menudo colocan los nidos sobre boñigas de vaca, y las defienden de manera muy activa de milanos y otros predadores voladores. Si uno se aproxima a la zona reaccionan de manera muy alarmista, haciendo vuelos rápidos sobre nuestra cabeza, para posarse a continuación y fingir estar herida o caminar rápidamente y levantar las alas de manera agresiva acompañando sus movimientos con sus típicos quejidos y llantos. Aves valientes son, pero también muy elegantes. Un secreto escondido en su diseño son las grandes machas rojizas que decoran la parte inferior de sus alas, sólo visible en vuelo bajo la luz adecuada o cuando aterrizan. No es raro encontrarlas posadas en la carretera que atraviesa la marisma y poder verlas a muy corta distancia, echando a volar de nuevo sólo cuando nuestro vehículo se encuentra a escasos metros de ellas.

 

 

Raras en Europa, sólo crían en el sur del continente, localmente en Grecia, la Camarga francesa y el Delta del Danubio. Las mayores poblaciones tenemos la suerte de disfrutarlas en España, en la Albufera de Valencia, el Delta del Ebro y sobre todo en las Marismas de Doñana. Estricto migrador, vuelven cada primavera desde sus cuarteles de invierno en zonas subsaharianas, siendo muy bien recibidas como preciosas aves que son. Ya han empezado a marcharse, las echaremos de menos, pero todavía quedan bastantes por si acaso te apetece venir a verlas este verano.

About José Antonio Sánchez Iglesias

José Antonio Sánchez se licenció en Biología por la Universidad de Sevilla en 1985. Más tarde, durante varios años, se dedicó a organizar y guiar rutas de senderismo y naturaleza ...

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt