Showing Doñana since 1990

services

Calamón en vuelo visto de espaldas

Doñana en febrero

Por José Antonio Sánchez Iglesias

Publicado en ,

Febrero es época de grandes, aunque graduales, cambios. Las condiciones climáticas tienen de nuevo mucho que ver en el calendario de los acontecimientos. Es un momento interesante del año porque suele ofrecer la oportunidad de observar a la mayoría de las especies de aves invernantes y a la vez brinda las primeras ocasiones de ver a algunas de las especies reproductoras recién llegadas del continente africano.

Grupo de ánsares en el sueloCigüeñas negras, chorlitos dorados, grullas, ánsares, esmerejones, aguiluchos pálidos, búhos campestres, escribanos palustres, pechiazules y lavanderas blancas siguen en la zona preparando su vuelta al norte, aunque haciéndose cada vez más escasos conforme avanza el mes. Las currucas capirotadas cantan sin cesar ocultas en los arbustos de nuestros pinares y alcornocales, aunque pocas se quedarán a criar en primavera.

Por otro lado, los primeros individuos de especies como el alimoche, el milano negro, el águila culebrera y el águila calzada empiezan a volver de África. Los primeros milanos en llegar no pierden el tiempo, en seguida comienzan a tomar posesión y restaurar los nidos del año pasado en su afán por atraer a las hembras. Las cigüeñas blancas, fochas, ánades reales y zampullines también trabajan ya en sus nidos. Algunos cárabos ya están alimentando a sus pollos. Especies como el calamón son fácilmente visibles ahora a lo largo del Caño Guadiamar, antes que la vegetación crezca y los oculte.

Las primeras garzas imperiales, cercetas pardillas y carretonas, carriceros y golondrinas dáuricas también comienzan a hacer su aparición hacia finales de mes. Es entonces cuando suelen verse los grandes bandos de grullas y ánsares abandonando Doñana en dirección norte hacia sus zonas de cría. Un bonito espectáculo. Los primeros grupos de cernícalos primilla llegados de África comienzan a atravesar Doñana y se les puede ver cazando sobre zonas abiertas en marismas y zonas ganaderas al norte.

 

Grandes bandos de flamencos se alimentan en las aguas someras de la marisma; los machos ya danzan al unísono con sus cuellos estirados hacia el cielo mientras giran sus cabezas a ambos lados. Las liebres se cortejan entre los almajos correteando velozmente entre ellos. Las calandrias y las terreras marismeñas ejecutan sus cortejos y sus cantos sobre ellas. Algunas avefrías, que planean quedarse a criar en Doñana, comienzan a defender su rincón, mientras los todavía abundantes aguiluchos laguneros las sobrevuelan.

Ramillete de flores de narciso blancoComienzan las puestas de huevos del águila imperial ibérica. Suele incubar entre 2 y 4 huevos, pero no es raro que, en años de escasez, sobreviva sólo uno de los 2 o 3 pollos que nacen.

La primavera no espera a marzo. Las flores de los narcisos meazorras, jaramagos, chupamieles, campanillas de primavera, geranios silvestres, lirios azules y margaritas decoran bosques, prados y bordes de caminos, y la manzanilla silvestre comienza a cubrir grandes zonas de marisma emergente. Grandes manchas de castañuela, bayunco y otras plantas acuáticas comienzan a emerger de las aguas marismeñas.

Cielos azules o nublados, mañanas frías y tardes cálidas, días lluviosos o ventosos, se alternan para producir una enorme variedad de paisajes durante estos días de nuestra primavera temprana; febrero es un magnífico mes para disfrutar de Doñana.

 

About José Antonio Sánchez Iglesias

José Antonio Sánchez se licenció en Biología por la Universidad de Sevilla en 1985. Más tarde, durante varios años, se dedicó a organizar y guiar rutas de senderismo y naturaleza ...

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt