Showing Doñana since 1990

services

Flock of flamingos in flight

Doñana en mayo

Por José Antonio Sánchez Iglesias

Publicado en , ,

Indudablemente este es uno de los mejores meses del año para visitar Doñana; las temperaturas han subido y las probabilidades de lluvia son mucho menores, aunque debe tenerse en cuenta no coincidir con la celebración de la Romería de El Rocío, cuando se suspenden las visitas al parque y es difícil moverse alrededor de la zona en coche y conseguir alojamiento a menos que pague un precio exorbitante.

La primavera progresa por los bosques y marismas de Doñana. En los prados entre los árboles del Pinar de Coto del Rey, el verde se desvanece día a día y las gramíneas predominan sobre otras plantas, aunque el gladiolo silvestre (gladiolus italicus), la lengua de vaca (anchusa calcarea) y el gran lirio español (iris xiphium) destacan poniendo notas de color en el fondo verde dominante.

 

Las milanos negros y las águilas calzadas continúan con sus tareas de cría y a menudo se las ve posados junto a sus nidos. Con un poco de suerte podremos ver a sus polluelos, no son más que pequeñas bolitas de pluma blanca, pero en unas pocas semanas estarán ejercitando su técnica de vuelo sobre los bosques de Doñana. Las trampas de las hormigas león abundan en los bordes de las carreteras y zonas arenosas con poco tránsito de animales y vehículos. Chochines, currucas cabecinegras, ruiseñores bastardos, agateadores, pinzones, verdecillos, jilgueros, verderones, carboneros y herrerillos, llenan el bosque con sus cantos. Las carracas y oropéndoles aún pasan por Doñana, junto con los vencejos alpinos. En los bosques y prados abundan otras especies como el abejaruco, el alcaudón común, el chotacabras cuellirrojo, el alzacolas y el ruiseñor; el zarcero común y el bereber se vuelven comunes.

 

En el Alcornocal de Matasgordas es el jaguarzo (halimifolium halimium) el que domina ahora llenando con sus flores amarillas el matorral; los tallos largos de la viborera (echium gaditanum) y los de la clavellina (armeria gaditana) son los únicos que discuten su dominio. Es ahora cuando la mayoría de las hembras ciervo dejan la protección de la manada para dar a luz a sus cervatillos en un lugar oculto del bosque y también es ahora cuando aparecen los primeros polluelos de la perdiz.

Alcornocal y jaguarzos en flor

Alcornocal y jaguarzos en flor

 

Grandes zonas de las marismas se han ido secado a medida que aumentan las temperaturas. Muchos miles de flamencos ocupan las áreas menos profundas y se alimentan de pequeños invertebrados cuya densidad aumenta a medida que desciende el nivel del agua. Es un espectáculo impresionante cuando todos vuelan coloreando de rosa el cielo azul. Bajo ellos, un gran número de méritos, garzas imperiales y garcillas bueyeras en camino a la colonia de cría, cargadas de comida para sus polluelos. Las cigüeñuelas y las canasteras comparten una parcela de arcilla seca cerca del borde del agua, defendiendo agresivamente sus nidos de los ataques de milanos y gaviotas. Los primeros pollitos deben estar a punto de eclosionar, al igual que los escasos chorlitos patinegros y avefrías que comparten con ellos las fronteras cambiantes de las islas secas de las marismas. La ganga ibérica comienza sus tareas reproductivas por lo que es más fácil detectarlas ahora. Todavía es posible ver numerosas especies de limícolas en paso y también las últimas águilas culebreras, cigüeñas negras (normalmente jóvenes), cercenas carretonas, papamoscas y collalbas norteñas.

 

Especies como el avetoro, la garcilla cangrejera, la garza imperial, el cuco, la canastera, la pagaza piconegra y el fumarel cariblanco, aumentan su número. En las aguas abiertas del Caño Guadiamar y la Dehesa de Abajo se observan habitualmente a la malvasía cabeciblanca, la focha morunay la cerceta pardilla. Otras especies como el zambullín chico, el zampullín cuellinegro, pato colorado, avoceta, calamón, carricero tordal, carricero común, buscarla unicolor, golondrina dáurica, terrera común y lavandera boyera se vuelven muy comunes y las posibilidades de verlas aumentan en lagunas, caños y marismas.

Cerceta pardilla

Cerceta pardilla

Es ahora en mayo cuando la mayor parte de las actividades reproductivas tienen lugar en Doñana y las colonias de cría en José Antonio Valverde y el Caño Guadiamar son una cacofonía de graznidos y gritos con el constante ir y venir de aves. El número de polluelos en las colonias aumenta día a día. Las vistas de la colonia desde el interior del centro de visitantes son excelentes, por lo que es una de las experiencias más interesantes en Doñana de todo el año. Milanos reales y aguiluchos laguneros sobrevuelan las colonias diariamente en busca de un bocado fácil. En las aguas abiertas del Caño Guadiamar, los somormujos y los zampullines chicos todavía llevan a sus crías sobre sus espaldas y lo harán mientras su tamaño lo permita. Los gallipatos y las ranas abundan pero solo las solemos ver en los picos de garzas y garcetas antes de comérselas.

Ahora es también es cuando se comienzan a inundar los arrozales. Garcillas bueyeras, gacetas comunes, pagazas piconegras y fumareles cariblancos suelen ser los primeros en llegar para alimentarse de los pequeños insectos que se alejan de la inundación.

About José Antonio Sánchez Iglesias

José Antonio Sánchez se licenció en Biología por la Universidad de Sevilla en 1985. Más tarde, durante varios años, se dedicó a organizar y guiar rutas de senderismo y naturaleza ...

btt