Showing Doñana since 1990

services

Flores de erodium primulaceum

Flores de primavera

Por José Antonio Sánchez Iglesias

Publicado en ,

La primavera ya está aquí, no hay duda, no tenemos más que echar un vistazo a nuestros campos y nuestros cielos y comprobar como el verde se adueña de nuestros prados y como el azul de nuestros cielos se ve día a día más decorado con el creciente número de individuos de especies como el milano negro, el águila calzada, el avión común o la golondrina común.

Flor anchusa DoñanaLos narcisos blancos se esconden entre los lentiscos y acebuches; geranios silvestres, margaritas blancas y amarillas, jarillas amarillas, boragináceas azules, jaramagos, asfódelos, todos participan en distinta medida en decorar nuestros campos. Rosados, amarillos, violetas y blancos comienzan a dibujarse contra el fondo verde que tapiza nuestras arenas.

Los ciervos y gamos pierden sus viejas cornamentas e inmediatamente comienzan la formación de las nuevas. Las hembras de zorros y otros mamíferos muestran sus hinchadas barrigas listas para parir, mientras que los aviones comunes, golondrinas y fochas ya trabajan en la elaboración o restauración de sus nidos. Ni que decir que algunas cigüeñas ya empollan sus huevos y que los críalos macho ya se dejan perseguir por las urracas para alejarlas de sus nidos mientras sus parejas hacen su trabajo en ellos.

Los primeros milanos negros y águilas calzadas ya sobrevuelan nuestros bosques, han venido para quedarse, mientras que las primeras águilas culebreras de paso también se ciernen sobre los prados en busca de su alimento preferido, las serpientes, que ya comienzan a despertar de su letargo invernal. Por otro lado, los milanos reales y ratoneros empiezan a disminuir sus números, solo algunos se quedarán para enfrentar una dura competencia con sus recién llegados parientes. También los cernícalos primilla comienzan el retorno a sus colonias de cría en nuestros pueblos y ciudades, llenando los cielos con sus reclamos y piruetas.

La marisma comienza a cubrirse de castañuela y sobre ella se alimentan bandos de muchos miles de aviones y golondrinas. Otros bandos de pequeños limícolas, agujas y chorlitos dorados se reparten el espacio en la inmensidad de la llanura encharcada. Líneas rosadas de flamencos y grandes bandos de patos cuchara y rabudos también encuentran su hueco en los paisajes horizontales de la marisma de Hinojos.

Flor Geranio Silvestre en DoñanaLas todavía abundantes lavanderas blancas dan la bienvenida a sus cercanos parientes amarillos, las lavanderas boyeras, cuyos primeros ejemplares ya están de vuelta de tierras africanas luciendo sus mejores galas. Las terreras marismeñas hacen lo propio con sus primas mayores las terreras comunes, con las que compartirán las zonas secas de la marisma hasta el verano. Aunque la reina de los aláudidos, la calandria, es la que domina en las vetas que ya sobresalen del agua, sus gorjeos destacan sobre el resto de los cantos en nuestra temprana primavera aquí en la marisma.

Más al este, en el Caño Guadiamar, las llamadas de calamones, fochas, pollas de agua, zampullines chicos y somormujos desvían nuestra atención de los delicados cantos de los carricerines comunes, que ya se esconden en nuestros tarajes y carrizales. Las escasas fochas morunas exhiben sus impresionantes cuernos que apuntan al cielo como queriendo desprenderse de sus cabezas. El esquivo avetoro puede ser visto con algo de suerte a lo largo del Caño, igual que la primera garza imperial detectada ya este año. Con toda seguridad que ambos son avistados sin dificultades por las primeras águilas pescadoras que ya han iniciado su migración y su paso por Doñana.

Algo más allá, en torno al Lucio del Lobo, las últimas grullas y ánsares comparten los encharcados almajales con grupos de gamos y bandos de moritos, que ya han iniciado su aproximación a la colonia del Centro de Visitantes José Antonio Valverde.

También merece una visita la Dehesa de Abajo, donde los machos de cigüeña van ocupando sus nidos por orden de llegada e intentan atraer a las hembras hacia él. Las típicas danzas y crocoteos puede alargarse bastantes, a no ser que se trate de una pareja que se reencuentra después del invierno. Abajo en la laguna, además de grandes grupos de avocetas y cigüeñuelas, hay que destacar un enorme bando de varios miles de flamencos que ejecutan sus cortejos al unísono produciendo uno de los mayores espectáculos que Doñana puede ofrecer a sus visitantes.

Seguro que estos os parecen atractivos suficientes para animaros a visitar Doñana esta primavera.

About José Antonio Sánchez Iglesias

José Antonio Sánchez se licenció en Biología por la Universidad de Sevilla en 1985. Más tarde, durante varios años, se dedicó a organizar y guiar rutas de senderismo y naturaleza ...

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt