Showing Doñana since 1990

services

Frontal de macho de ganga ibérica escondido entre la vegetación

Ganga ibérica, belleza extraterrestre

Por José Antonio Sánchez Iglesias

Publicado en ,

Desde mi punto de vista no hay mejor observación en Doñana que la de una GANGA IBÉRICA en las marismas. Bueno, de acuerdo, un buen ejemplar de águila imperial, una garcilla cangrejera en plumaje nupcial completo, un elanio azul cerniéndose, un macho de aguilucho cenizo maniobrando sobre los almajos, un chotacabras cuellirrojo a corta distancia, o un águila culebrera a la luz del atardecer en el Lucio del Lobo, un macho de oropéndola, una carraca en paso, un abejaruco, una abubilla,… son todos maravillosas experiencias, pero cuando consigues ver una ganga lo suficientemente cerca…esa es una experiencia mágica, un portento de la belleza, el cúlmen del diseño pajaril.

En años buenos, cuando la mayor parte de las marismas están inundadas, las aguas las empujan hacia las pequeñas islas cercanas a nuestra ruta, resultando mucho más fácil encontrarlas. El problema es que siendo como son reproductores tardíos, esperan hasta finales de Mayo para poner sus huevos, y para entonces ya tienen bastante zonas secas para elegir, normalmente alejadas de nuestra ruta. En invierno se mueven en grandes bandos de 50-100 o más individuos, pero no se las suele oír muy a menudo. El inconfundible sonido que emiten, normalmente en vuelo, supone una gran ayuda a la hora de encontrarlas en las vastas llanuras. ¿Te apetece venir a intentarlo con nosotros?

 

Abajo reproducimos la información obtenida de Wikipedia y Avibirds:

La ganga ibérica es un ave con aspecto de paloma rechoncha que mide entre 31 y 39 cm de largo. El colorido de su plumaje en general es críptico, y en él se entremezclan moteados y listados de colores verde oliva, pardos, anaranjados, amarillos, grises y negros en las partes superiores. El plumaje de la mayor parte de sus partes inferiores, incluidas sus características patas, es blanco.

Taxonomía
Los pterocliformes son aves adaptadas a los terrenos áridos, de cabezas parecidas a las palomas, pero con cuerpos más robustos y rechonchos. Su taxonomía ha sido controvertida. Inicialmente fueron clasificados dentro de galliformes, pero sus similitudes se deben a la convergencia adaptativa a los medios terrestres. Posteriormente fueron incluidos en columbiformes, pero en la actualidad se consideran una familia separada.

La ganga ibérica fue descrita científicamente por Carlos Linneo en 1766,4 con el nombre de Tetrao alchata. En 1815 fue trasladada como especie tipo al género Pterocles, creado por Coenraad Jacob Temminck. Se reconocen dos subespecies:
Pterocles alchata alchata – ocupa la península ibérica y el sur de Francia.
Pterocles alchata caudacutus – se extiende por el norte de África y Asia sudoccidental, desde el noroeste del Sáhara al noroeste de la India.

La etimología del nombre de su género Pterocles proviene del término griego pteron que significa «ala», y la terminación -klēs «notable por». En cambio su nombre específico es la latinización de las palabras árabes al kattar, que tienen como significado «la ganga». El término ganga como adquisición muy barata procede de estas aves, cuya carne en los mercados medievales era la más barata por ser considerada de baja calidad.

Descripción

Tienen dimorfismo sexual. En la época de cría, el macho tiene la corona, la mayor parte del cuello, la espalda y las coberteras de debajo del ala amarillo-verdosas con manchas más apagadas en la región del hombro. Las mejillas son también amarillentas con una estrecha línea negra que se extiende a partir del pico, a través del ojo, hasta la altura de la nuca. El iris es marrón y el pico grisáceo. Tienen una mancha negra en al garganta, inmediatamente debajo de pico, y por debajo de esta, tienen una banda ancha pardo-rojiza alrededor del pecho, bordeada por una estrecha línea negra por encima y por debajo de la banda. Las coberteras alares exteriores son de color castaño con bordes negros y blancos, y las primarias son negras con bordes pálidos y dan a los bordes frontales y posteriores de las alas la apariencia de un reborde negro en vuelo. El obispillo y la cola están distintivamente listadas en negro y marrón-amarillento y las rectrices en el centro de la cola son de un color gris pizarra.

 

La hembra es similar al macho pero los colores son algo más apagados. Las mejillas y el cuello son doradas pero carecen del tono verdoso del macho. Tienen también una línea negra que les atraviesa el ojo. La barbilla es blanca y presentan una banda amarillenta adicional rodeandoles el cuello, con una ancha línea negra por encima y otra más delgada por debajo, y otra línea delgada en la base de la banda pardo-rojiza del pecho. La espalda y las alas son grises, listadas de negro. El obispillo y la cola (que presenta plumas centrales más cortas que el macho) tienen una coloración similar a las del macho pero con listado más fino.

Excepcionalmente entre las gangas, existe un plumaje de eclipse para el macho, mostrando garganta blanca, línea ocular reducida o ausente y partes dorsales listadas, sin manchas amarillentas.

Macho en plumaje nupcial

Macho en plumaje nupcial

En vuelo, la ganga ibérica puede ser identificada por su brillante blanco en la barriga y la parte interior de las alas, y por sus largas plumas centrales de la cola. Son normalmente silenciosas cuando están en el suelo, pero en vuelo se comunican con otros individuos emitiendo sus característicos sonidos graves de tipo kata-kata, y los nasales “ga-ga-ga” y unos más agudos gang gang, a los que debe su nombre común en español.

Distribución y hábitat

La ganga ibérica cría principalmente en el norte de África, Oriente medio y el sur de Asia central, llegando hasta Pakistán. En Europa sólo nidifican en la península ibérica y en la región de La Crau, en el sur de Francia. Las poblaciones orientales, especialmente las de Kazajistán migran a Pakistán y al noroeste de la India en invierno. Y las poblaciones de Oriente medio migran hasta Arabia Saudí.

Las gangas ibéricas suelen habitar en estepas semiáridas, en planicies pedregosas sin árboles, los bordes del desierto, y ocasionalmente en marismas resecas. En invierno pueden visitar los campos de cultivo o los barbechos, aunque prefieren los suelos arenosos y es menos dependiente de que haya cubierta vegetal que la ganga ortega (Pterocles orientalis) de distribución similar. No se encuentran en altitudes superiores a los 1000 metros.

Conducta
Se alimentan a menudo en grupo y se reúnen habitualmente en gran número alrededor de puntos de agua, a los cuales vuelan poco después del amanecer. Durante el día se dispersan para alimentarse de semillas, que constituyen la parte más importante de su dieta, incluyendo también yemas, brotes verdes y hojas. Comen semillas de leguminosas y de poligonáceas, matorral salado, jaguarzo y gamones.  En zonas cultivadas comen grano y semillas de leguminosas. Escarabajo y otros pequeños invertebrados forma también parte de su dieta y comen arena para ayudar a triturar los alimentos.

Reproducción
Las gangas ibéricas anidan al descubierto en pequeñas depresiones del terreno. Suelen poner dos o tres huevos en intervalos de dos días. Los huevos son de color crema con motas pardas o grisáceas. Ambos miembros de la pareja se encargan de la tarea de la incubación, que dura entre 19 y 21 días. El turno del macho tiene lugar unas 4 horas después del amanecer y una hora antes de la puesta de sol y la hembra toma el relevo después de volver de beber.

Los polluelos son nidífugos y dejan el nido al poco de la eclosión. Los dos progenitores cuidan de los polluelos pero solo el macho se encarga de traerles agua, empapando unas plumas especializadas de su pecho en el bebedero y volando rápidamente hasta donde están sus crías. Los polluelos pueden alimentarse por sí mismos a la semana de edad y consiguen volar a las cuatro semanas. Siguen dependiendo de sus padres hasta los dos meses y adquieren el plumaje adulto a los cuatro meses. Normalmente solo crían una nidada por temporada, pero si pierden la primera puesta pueden realizar una segunda.

Uh pollo de ganga ibérica sobre la mano

Un pollo sobre la mano

Status

Son residentes y nómadas en la región Paleártica occidental; fundamentalmente migradoras en  Asia central. Prácticamente sedentarias en el sur de Europa. Las aves españolas se distribuyen de manera irregular fuera de las zonas de cría como el Delta del Guadalquivir, y las aves francesas (en la población de La Crau) son visitantes ocasionales de Gard y la Provenza. Se producen movimientos nomádicos más marcados en el norte de África, donde sus números varían regionalmente (especialmente desde finales de verano hasta marzo) cuando los bandos se asientan en zonas de lluvias localizadas y penetran más profundamente en el desierto siguiendo lluvias intensas.

Alcanzan una gran población mundial, incluyendo una población europea de unos  20.000-40.000 individuos. Las tendencias globales de la población no han sido cuantificadas, pero parecen estables de manera que no parece que alcance los criterios para especie en declive de la Lista Roja de la IUCN (p.e. descenso de más de 30% en tres años o tres generaciones). Por este motivo la especie esta considerada como en situación de Preocupación Menor.

About José Antonio Sánchez Iglesias

José Antonio Sánchez se licenció en Biología por la Universidad de Sevilla en 1985. Más tarde, durante varios años, se dedicó a organizar y guiar rutas de senderismo y naturaleza ...

2 Thoughts to Ganga ibérica, belleza extraterrestre

  1. Francisco Sánchez. Responder junio 5, 2016 en 11:45 pm

    Realmente es un ave de una belleza espectacular, lo que sumado a la dificultad de su avistamiento explica bien que la tengas en el logo de tu empresa. Enhorabuena por las fotos.

    #
    • José Antonio Sánchez Iglesias Responder junio 16, 2016 en 8:21 am

      Gracias, has dado con los dos motivos principales, su belleza y su dificultad

      #

Deja un comentario

Comentario


btt