Showing Doñana since 1990

services

¡Ya están aquí! Gansos y Grullas han vuelto a Doñana

Por Lucía Lozano Villarán

Publicado en

Ya están aquí, ya han vuelto, gansos y grullas ya han empezado a volver del norte para quedarse hasta el final del invierno. Pequeños bandos de ánsares pueden observarse ahora aquí y allí en la marisma dejándonos oír de nuevo sus graznidos en el aire. Durante la mañana y la tarde se les puede ver en buen número en la Madre junto al Rocío.
En los bosques empiezan a abrir las primeras Campanillas de Otoño, en los bordes de los caminos las primeras Mandrágoras y en la marisma seca y los prados las primeras flores de la Cebolla Albarrana. Como cada año estas tres especies dan la bienvenida al Otoño en cuanto caen las primeras lluvias poniendo las primeras notas de color en nuestros campos.
Bajo los alcornoques se siguen viendo con facilidad ciervos, gamos y jabalíes alimentándose de sus bellotas. Los machos de ciervo siguen intentando mantener a sus harenes de hembras a mano o atraer a alguna más de última hora emitiendo sus potentes berridos durante la mañana y el atardecer. Los machos de gamo sin embargo están en plena actividad intentando reunir a los suyos. Petirrojos y Currucas Capirotadas, ya de vuelta, empiezan a inundar los bosques con sus cantos.
En la marisma, cubierta de niebla más de una mañana estos días hasta que el sol calienta lo suficiente para diluirla, ya se dejan ver también los primeros bandos de los pequeños Chorlitejos Grandes acompañados de los primeros Chorlitos Dorados. Se comienzan a ver también las primeras Lavanderas Blancas y Bisbitas Comunes además de bastantes Tarabillas Comunes y enormes bandos ya de Trigueros y Calandrias en los campos de cereales. Collalbas Grises siguen pasando en buen número, acompañadas todavía de bastantes Colirrojos Reales, Mosquiteros Musicales, Tarabillas Norteñas y los primeros Colirrojos Tizones.
Hoy tuvimos la maravillosa oportunidad de contemplar a corta distancia un joven de Alimoche buscando en vano algo comestible junto a los restos de un caballo de la primavera pasada y, lo que es aún mejor, un individuo de 3º año de Águila Imperial. A unos escasos 50 metros pudimos contemplar maravillados su extraordinario plumaje intermedio a punto de llegar al denominado “damero” en el que el color dorado de los primeros años alterna con el oscuro del adulto en lo que recuerda a un tablero de damas. Su cabeza dorada y su fuerte pico eran también claramente visibles. Una vez en vuelo pudimos observar también como todas sus partes inferiores mostraban también el característico diseño moteado de oscuro de estos estadios inmaduros de esta especie. Extraordinaria experiencia para mi como guía y para la pareja de clientes suizos que me acompañaban hoy. Muy pocas veces había tenido antes la experiencia de contemplar tan cerca a uno de estos majestuosos animales. Espero poder mostraros algunas fotos pronto.

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt