Showing Doñana since 1990

services

Antlion larvae on a hand

Hormiga león, el monstruo de las arenas

Por José Antonio Sánchez Iglesias

Publicado en

Las hormigas león son insectos pertenecientes al orden de los Neurópteros. No se trata de verdaderas hormigas, aunque sus pequeñas larvas que pueden alcanzar 1 cm de longitud pueden recordarnos a ellas. Son fieros depredadores de estas, y de otros pequeños insectos  que comparten con ellas los suelos arenosos en los que viven. Este pequeño animal, que parece sacado de una película de ciencia ficción, vive en la mayoría de los casos enterrado en el fondo de una trampa en forma de embudo que construye con la precisión del más meticuloso ingeniero. Allí espera con paciencia a sus presas; estas al

Trampa de hormiga león

Trampa de hormiga león

llegar al borde resbalan en la arena suelta hacia abajo, donde las espera el monstruo de enormes mandíbulas. A menudo las utiliza junto con su cabeza para impulsar granos de arena hacia su presa y aumentar así el efecto resbaladizo de las paredes inclinadas de su trampa. Una técnica muy depurada de caza que conduce al éxito en la mayoría de sus casos.

Adulto de Palpares libelluloides posado

Adulto de Palpares libelluloides

No confundir con los embudos de los Vermiliónidos (Dípteros), una especie de mosquitos cuyas larvas se entierran en taludes y lugares a cubierto con arena muy fina o polvo y construyen unas trampas muy parecidas, aunque con las paredes más verticales y sin alcanzar el tamaño de las de hormiga león y a diferencia de ellas, agrupadas en colonias. Si consigues capturar alguna veréis que tampoco se parecen en absoluto a las de hormiga león, sino que parecen pequeños gusanillos rígidos y casi sin patas, con fuertes mandíbulas, que se comban hacia uno y otro lado intentando escapar de ti.

 

Una vez capturada y bien sujeta la presa con sus enormes piezas bucales que parecen mandíbulas, esta es literalmente vaciada, todos sus jugos son licuados y absorbidos.

En otros casos, como el del impresionante Palpares libelluloides, la mayor de las hormigas león de nuestras latitudes, las larvas viven entre la hojarasca o escondidas en los estratos más bajos de la vegetación, al acecho de sus presas. En Doñana se les puede encontrar en zonas de almajos, pastizales secos y bordes de caminos.

 

Adulto de nemoptera bipennis

Adulto de nemoptera bipennis

Otro de las hormigas león abundantes en Doñana es la Nemoptera bipennis, elegantísimo animal con alas posteriores muy alargadas en forma de colas, que han perdido su función de vuelo, que se pasea por las zonas arenosas de los bordes de pinares y alcornocales a partir de finales de primavera.

Los adultos son depredadores, alimentándose de pequeños insectos voladores, orugas y otras especies de hormigas león. De vuelo muy torpe, suelen volver a posarse en cuanto sopla algo de viento para protegerse entre la vegetación cercana.  Tienen largas antenas, grandes ojos redondos y morro alargado con fuertes mandíbulas.

Detalle de la cabeza de palpares libelluloides

Cabeza de palpares libelluloides

Detalle de la cabeza de nemoptera bipennis

Detalle de la cabeza de nemoptera bipennis

 

 

 

 

 

 

 

Entre todas las referencias que hemos encontrado en internet sobre estos insectos, nos ha gustado especialmente la del blog Alma Biológica

About José Antonio Sánchez Iglesias

José Antonio Sánchez se licenció en Biología por la Universidad de Sevilla en 1985. Más tarde, durante varios años, se dedicó a organizar y guiar rutas de senderismo y naturaleza ...

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt