Showing Doñana since 1990

services

La primavera avanza en Doñana

Por Lucía Lozano Villarán

Publicado en

La primavera avanza sin descanso sobre los bosques y marismas de Doñana. En los prados entre los pinares de Coto del Rey las gramíneas comienzan a dominar sobre el resto de las plantas, aunque los gladiolos, las lenguas de buey y los lirios ponen una nota de color. Los Milanos Negros y Águilas Calzadas continúan con sus tareas de nidificación y se los puede ver a menudo posados junto a sus nidos. Las hembras de Lince Ibérico también continúan con el duro trabajo de mantener a sus crías bien alimentadas y educadas, para nuestro gozo, pocos placeres mejores hay que verlos retozar junto a un lentisco al borde del camino, cosa que ocurre algunos días durante nuestras visitas . Las trampas de Hormiga León abundan en los bordes de los caminos y zonas de arenas libres y poco tránsito de animales y vehículos. Chochines, Ruiseñores, Currucas Cabecinegras, Ruiseñores Bastardos, Agateadores, Pinzones, Verdecillos, Jilgueros, Verderones, Carboneros y Herrerillos, a los que se les ha unido recientemente el Zarcero Común, continúan llenando los bosques con sus cantos.
En los Alcornocales de Matasgordas es el jaguarzo el que domina ahora llenando de amarillo el sotobosque; las largas varas del Gordolobo y las de la Viborera son los únicos que discuten mínimamente todavía su dominio. Las aguas hace ya algunas semanas que se alejaron del borde del alcornocal, pero los prados cercanos todavía se mantienen verdes y atraen a gamos y ciervos en las primeras horas de la mañana.
En las marismas, muchos miles de flamencos ocupan las zonas más someras alimentándose de pequeños invertebrados cuya densidad aumentan conforme desciende el nivel del agua. Es un espectáculo impresionante cuando todos levantan el vuelo cubriendo la marisma de color. Sobre ellos sobrevuelan a menudo Moritos, Garzas Imperiales y Garcillas Bueyeras camino a la colonia, cargadas de alimento para sus pollos. Canasteras y Cigüeñuelas comparten un mismo pedazo de arcilla seca junto al borde del agua, defendiendo agresivamente sus nidos de los ataques de los Milanos Negros. Los primeros pollos deben estar a punto de eclosionar, igual que los de los Chorlitejos Patinegros que comparten también los bordes cambiantes de las islas secas de la marisma.
La Ganga Ibérica y la Cerceta Pardilla comienzan sus tareas reproductivas ahora. Ambas son especies que requieren grandes esfuerzos para ser vistas, la primera puede encontrarse con suerte entre la hierba corta de los bordes secos, su pecho naranja destaca sobre el resto de colores circundantes, y la segunda entre los almajos o las castañuelas de los lucios inundados.
En el Caño Guadiamar los Somormujos Lavancos y los Zampullines Chicos continúan transportando a sus crías sobre la espalda y lo seguirán haciendo mientras su tamaño lo permita.  Las ranas y los gallipatos abundan en las aguas del caño, aunque solo se las pueda ver en los picos de garcillas y garcetas antes de comérselos.
Con un poco de paciencia en el lugar adecuado de la marisma también es posible disfrutar del avistamiento de la escasa Focha Moruna. Esta es otra de las especies para las que es muy importante contar con la ayuda de un guía con experiencia. En la colonia de cría de José A. Valverde garzas, garcillas y moritos se afanan para alimentar y cuidar a sus crías, cuyo número va aumentando día por día. Los Milanos Negros y los Aguiluchos Laguneros la sobrevuelan a diario en busca de un bocado fácil.
Hoy llueve de nuevo sobre la marisma lo cual contenta a muchos porque eso ayudará a mantener el nivel del agua y descontenta a otros como a mí porque también contribuirá a mantener las condiciones apropiadas para las gramíneas y los niveles de polen en la atmosfera, lo cual no le vendrá nada bien a mi alergia.

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt