Showing Doñana since 1990

services

Lince ibérico

Lince ibérico arborícola

Por José Antonio Sánchez Iglesias

Publicado en

Rastro de huellas de Lince ibérico

Rastro de huellas de Lince ibérico

Temprano por la mañana, alrededor de las 7:30, cuando empezamos la visita, las dos Águilas imperiales que anidan al otro lado de las marismas de El Rocío están en lo alto de dos de los eucaliptos más altos. Un grupo de ciervos pastorean moviéndose lentamente a lo largo de los márgenes de la reseca llanura, donde todavía se puede encontrar algo de comida jugosa. Un Milano Negro nos sobrevuela en busca del desayuno y varias Cigüeñas Blancas vuelven de pasar la noche del Arroyo de La Rocina.

Conejos y perdices son los primeros animales que vemos después de entrar en el Parque Nacional Doñana. Un poco más tarde, un mochuelo nos saluda desde su posadero habitual en un alcornoque, al pasar junto a él. Va a ser un día caluroso, dicen, pero todavía hay una brisa muy agradable que nos hacen sentir estupendamente y nos anima a continuar con nuestra actividad.

El Lince ibérico es uno de nuestros objetivos principales hoy en día, como todos los días, mientras atravesamos los bosques de pinos y alcornoques del norte del Parque Nacional. Un rastro fresco en nuestra ruta habitual nos da ánimos para seguir buscando. Pero como digo a Carlos, no es difícil encontrar un rastro de lince alrededor de esa zona si se sabe qué buscar, se mueven todos los días por aquí, pero encontrar el animal es otra cosa.

Agateadores, Herrerillos Capuchinos y Totovías cantan en la profundidad del bosque, pero no nos dejan verlos. Un Águila Calzada oscura, que comenzó a trabajar temprano hoy, nos sobrevuela y un Cernícalo Común, que continúa con la defensa de su territorio de cría, intenta ahuyentarla de allí.

Lince montado en un árbol

Lince montado en un árbol

Mientras nos adentramos en el bosque de alcornoques, tenemos la suerte de encontrar de repente un lince encaramado en la cruceta de un gran pino solitario. Los linces pasan la mayor parte del tiempo en el suelo, no les gusta mucho subir a los árboles, pero ahora en verano lo hacen con más frecuencia a fin de disfrutar temperaturas más frescas allá arriba, sobre todo a partir del mediodía, por lo que tenemos también que revisar las copas de los árboles. Esta es una experiencia que sin duda hará inolvidable la excursión para Carlos y su familia.

Un poco más tarde nos encontramos con un grupo de ciervos comiendo a lo largo del borde del bosque. Algunos muestran cuernos completamente desarrollados y parecen estar ya interesándose por las hembras y las custodian. La mayoría de los Milanos Negros han abandonado ya Doñana por lo que los cielos están un poco vacíos. Afortunadamente vencejos y golondrinas los han reemplazado, ya que ya se están moviendo hacia el sur. Algunas Águilas Culebrera y Aguiluchos Cenizos también han comenzado la migración hacia el sur y no son difíciles de ver sobre las marismas. Unas cuantas Cogujadas Comunes y Alcaudones posados sobre las vallas de ganado y un pequeño grupo de Gangas nos alegran la travesía de las resecas estepas en las que se convierten las marismas en verano. Estas son algunas de pocas especies que sobreviven en estas duras condiciones. También avistamos desde nuestro vehículo un solitario Aguilucho Lagunero y un par de Cernícalos Comunes mientras oímos un bando de Abejarucos pasar a cierta distancia del suelo viajando también hacia el sur de vuelta a África.

Llegamos al Centro de Visitantes José Antonio Valverde y hacemos una parada para tomar un café. Ya no queda mucha agua. Se deja secar el agua cada verano para evitar la proliferación de algas tóxicas. Aunque ahora, en las aguas poco profundas, hay un buen número de limícolas que ya regresan del norte: Chorlitejo Chico, Correlimos Común, Correlimos Menudo, Correlimos Zarapitín, Andarríos Común y Chico, Aguja Colinegra, Cigüeñuela, Avoceta; también un bando de Moritos y la visita ocasional de grupos de Ganga Ibérica. Para completar la escena un grupo grande de Jabalíes moviendo rápidamente para esconderse entre las eneas.

De vuelta en el Land Rover nos dirigimos al Caño Guadiamar y allí encontramos un pequeño grupo de Gamos, que descansan bajo la sombra de unos tarajes. Las hembras saltan y corren, mientras que un impresionante macho se queda parado a mitad de camino y se gira para observarnos. Vemos también un par de Cernícalos Primilla y un Mochuelo que viven en la vieja casa de bombeo y un Milano Real posado sobre los cables. De vuelta en la Marisma de Hinojos nos encontramos con un grupo de unos 15 Buitres Leonados cicleando a gran altura y varias Águilas Calzadas volando hacia el sur para completar una buena lista de aves del día y ayudar a construir una bonita excursión por Doñana.

About José Antonio Sánchez Iglesias

José Antonio Sánchez se licenció en Biología por la Universidad de Sevilla en 1985. Más tarde, durante varios años, se dedicó a organizar y guiar rutas de senderismo y naturaleza ...

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt