Showing Doñana since 1990

services

Snakefly

Mosca serpiente, un fósil viviente

Por José Antonio Sánchez Iglesias

Publicado en

Hay que afinar la vista para localizar a una de estas extrañas criaturas, posada sobre la hoja de un lentisco, la corteza de un alcornoque o sobre la flor de una jara. Es ahora en primavera cuando pequeños insectos como este pueblan nuestros campos, la mayoría pasan desapercibidos para muchos de nosotros, pero si tienes la suerte de toparte con uno de ellos puedes sentirte un privilegiado. Así fue como me sentí yo hace un par de días cuando en una de las paradas que hacíamos para observar aves desde el  land rover, caí en la cuenta de la presencia de este pequeño bichito posado a la altura de mis ojos sobre el parabrisas. Hacía años que no tenía la suerte de verlo, pero enseguida me vino a la cabeza de qué se trataba, su largo cuello no deja lugar a dudas.

Las “moscas-serpiente” son fácilmente reconocibles por tener el protorax alargado a modo de cuello articulado y poder levantar la cabeza por encima del cuerpo como una serpiente a punto de atacar. Tienen unas alas de transparencia cristalina con una abundante red arterial. Su vuelo es muy lento. Miden unos 15 milímetros de longitud, con una envergadura alar de casi 30 milímetros.

hembra de mosca serpienteSon insectos muy antiguos, auténticos fósiles vivientes, que gozaron de un periodo de esplendor en los bosques mesozoicos y que han llegado hasta nuestros días muy mermados en número y variedad como una rareza zoológica restringida a los bosques de climas templados del hemisferio norte (aunque están misteriosamente ausentes de grandes áreas de América del Norte aparentemente favorables para su existencia).

Durante mucho tiempo los científicos los clasificaron como parte del orden de los Neurópteros, pero ahora se suele considerar que constituyen un orden propio, el de los Rafidiópteros (Raphidioptera), orden por cierto formalmente descrito por el jesuita y entomólogo español Longinos Navás en 1916.

También su biología fue un misterio hasta hace relativamente poco tiempo. Tanto los adultos como las larvas son depredadores activos de pequeños insectos, lo que despertó el interés por su potencial uso en el control biológico de plagas y consecuentemente un estudio más profundo de la biología de estos extraordinarios seres.

A pesar de que las hembras adultas parecen tener un largo aguijón, las moscas serpiente no pican y son inofensivas para los seres humanos. Las larvas tienen la capacidad inusual que correr rápidamente hacia adelante y también hacia atrás.

Gracias a Javier Gállego por la información sobre este bichito recogida en su blog Macroinstantes

About José Antonio Sánchez Iglesias

José Antonio Sánchez se licenció en Biología por la Universidad de Sevilla en 1985. Más tarde, durante varios años, se dedicó a organizar y guiar rutas de senderismo y naturaleza ...

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt