Showing Doñana since 1990

services

Lince en la niebla

Días de niebla en Doñana

Por José Antonio Sánchez Iglesias

Publicado en , , ,

¿Que qué pasa los días de niebla? Al principio fastidia un poco, evidentemente se ve peor, pero en seguida te das cuenta que un poco de niebla no va a detener el imparable discurrir de la vida. El primer cambio a mejor que se aprecia cuando sales al campo un día de niebla es que los sonidos se acentúan y viajan más lejos, de manera que si te paras un segundo notas como Doñana vive intensamente también los días de niebla y esa vida llega a tus oídos más claramente que otros días.

 

Magpie ridding a deer in the mist

Los perezosos conejos puede que tarden un poco más en salir de sus madrigueras, pero el lince sale a trabajar igualmente los días de niebla, hay tareas que cumplir hasta que el desayuno este listo. Verdecillos, jilgueros, currucas cabecinegras, carboneros y herrerillos ofrecen sus cantos a la niebla como queriendo romperla con ellos. Los venados se pasean cansinamente, como de costumbre, transportando a la urraca habitual en su lomo, han quedado con unos amigos bajo el alcornoque grande.

 

En la marisma los mochuelos están posados donde suelen hacerlo cada día, aunque sus ojos amarillos destacan casi más en el diseño en blanco y negro de su cabeza, más difuminado hoy por la tenue luz de la neblinosa mañana. Se oyen los graznidos de los cuervos, más intensos que nunca, como si nos sobrevolaran a baja altura, aunque no los ves. Otros graznidos más lejanos también nos llegan con claridad, son los de los miles de ánsares que pastan tranquilos ocultos por un kilómetro de densa humedad. Los cernícalos parecen clavar sus uñas hoy con más fuerza en el poste de hormigón donde se suelen posar, a falta de dientes aprietan las uñas para pasar el mal rato de frío. Las vacas de la marisma también parecen mugir con algo de desazón estos días. Aun más lejanas suenan unas trompetas, son las grullas, que buscan caracoles y lombrices entre los almajos y se mantienen en contacto con sus notas de viento.

 

Misty day in the marshes

Spiderweb on a thistle

Es también en estos días brumosos cuando podemos disfrutar en la marisma de un maravilloso espectáculo de la naturaleza que pasa desapercibido para nosotros el resto de días. Los almajales aparecen decorados por innumerables telas de araña, que brilla a la débil luz de la mañana como lamparas verticales . La arañas han abandonado sus inservibles trampas de seda y se refugian en los arbustos de los que cuelgan, a la espera de que salga el sol y evapore las gotas que las vuelven visibles a nuestros ojos. Nunca llueve a gusto de todos, no creo que nuestras arañas esperen con ansiedad la llegada de la niebla.

Spiderwebs on thistles

 

Los ratoneros nos miran al pasar, encogidos en sus posaderos, ellos tampoco comerán mucho hasta el mediodía, cuando sus plumas se sequen y recobren sus habilidades cazadoras al cien por cien. A los bandos de calandrias y alondras no parece importunarles demasiado la falta de visibilidad, ellas continúan alimentándose de semillas como cada día en las zonas libres de agua y nos regalan sus preciosos cantos, que suenan aún más melódicos en los días brumosos.

 

En el Caño Guadiamar, los carrizos y eneas más cercanos contrastan sobre las aguas que se funden con la niebla y nos sirven de marco para una bonita fotografía. Las llamadas de cigüeñuelas y calamones nos llegan con claridad, aunque no los vemos; los aguiluchos laguneros, con cara de hambre, permanecen posados en los tarajes con sus húmedas alas pegadas al cuerpo. Un bando de moritos puede que nos sobrevuele y nos deje escuchar nítidamente el sonido que producen sus alas contra el denso aire de la fría mañana.

 

Pero esta batalla entre el agua y el fuego siempre tiene un seguro vencedor, el sol se acaba imponiendo con su irresistible fuerza y se abre paso a través de la muralla de nubes bajas para calentar los cuerpos y reponer las almas, permitiéndonos ver de nuevo a Doñana en todo su esplendor.

About José Antonio Sánchez Iglesias

José Antonio Sánchez se licenció en Biología por la Universidad de Sevilla en 1985. Más tarde, durante varios años, se dedicó a organizar y guiar rutas de senderismo y naturaleza ...

btt