Showing Doñana since 1990

services

Excursión compartida de observación de aves

Doñana para pajareros

Cada año, muchos viajeros independientes deciden explorar Doñana por su cuenta. Les entiendo perfectamente, yo hago lo mismo a menudo cuando viajo a alguna zona que no conozco, incluso sabiendo por experiencia propia que, sin un guía, sólo alcanzaré a ver y experimentar una pequeña fracción del potencial de la zona; es simplemente un manera de hacerlo, una opción personal, una filosofía de viaje.

También sé muy bien que un guía local puede marcar la diferencia cuando lo que uno quiere es encontrar ciertas aves en una zona tan grande como Doñana y que los viajeros independientes tenemos a menudo un presupuesto limitado. Teniendo ambas cosas en mente, Discovering Doñana ha diseñado para ti, sólo en primavera, estas excursiones compartidas de observación de aves.

Este nuevo servicio está especialmente dirigido a las personas que visitan Doñana en primavera, cuyos intereses principales están centrados en la observación de aves y además son miembros de cualquiera de las asociaciones de aves de todo el mundo. (os pediremos el nombre de la asociación y vuestro número de socio)

Estas visitas compartidas comenzarán desde nuestras oficinas de El Rocío cada MARTES Y VIERNES de Marzo a Mayo, tendrán una duración de unas 6 horas, empezarán al amanecer y costarán sólo 35€ por persona. Las zonas visitadas estarán normalmente  localizadas en los bosques y marismas del norte del Parque Nacional e incluirán el Centro de Visitantes de José A. Valverde y su colonia de cría, pero el itinerario final será acordado con el grupo antes de comenzar.

El tamaño máximo de grupo será de 10 y se utilizará un vehículo de 15 plazas o mayor. El tamaño mínimo será de 4, utilizándose un vehículo más pequeño cuando sea más apropiado por el tamaño del grupo. En caso que no se alcance ese tamaño mínimo, les ofreceremos una alternativa para visitar la misma zona del Parque.

Nuestros experimentados guías hablarán con al grupo acerca de las especies o ecosistemas que les interesan e informaran si se les solicita acerca sobre otras especies no presentes en el itinerario escogido.

Durante nuestras excursiones dispondrás también de la oportunidad de ver una de las especies más emblemáticas de Doñana, el Lince Ibérico. Bueno, en realidad, para ser precisos, haremos todo lo posible para ofreceros esa posibilidad; el lince está ahí afuera listo para ser captado por experimentados ojos como los vuestros. SUERTE.

¡ Nos vemos esta Primavera !

  • Estación recomendada

    Sólo los MARTES Y VIERNES de primavera

  • Duración

    Unas 6 horas

  • Tamaño de grupo

    Mínimo de 4 y máximo de 10

  • Precio

    Sólo miembros de asociaciones ornitológicas
    35€ por persona

  • Tipo de vehículo

    Land Rover Defender 6-8 plazas
    O furgoneta de 15 plazas

  • Incluidos

    Vehículo, conductor y guía ornitológico

  • Hora de inicio

    Fijada por nosotros
    Normalmente antes del amanecer

  • Punto de encuentro

    Nuestras oficinas en El Rocío

  • Itinerario

    Bosques y marismas en el norte del Parque Nacional

discoveringdonana.com
discoveringdonana.com
discoveringdonana.com
discoveringdonana.com

Itinerario

  • El Pinar de Coto del Rey

    Nuestra ruta comienza en la Aldea de El Rocío y desde allí, el famoso camino rociero de la Raya Real nos llevará al  Pinar de Coto del Rey. Muchas de nuestras especies de paseriformes de bosque son similares a los de la mayoría de los bosques europeos, pero en  nuestra zona podemos encontrar algunas especies difíciles y especialidades como el rabilargo ibérico, el pico menor, la oropéndola, el abejaruco, el herrerillo capuchino, la curruca carrasqueña y el ruiseñor bastardo. Nuestros pinares, con una cobertura de denso matorral formado por enormes matas de lentisco y numerosas especies de jaras , constituyen el refugio ideal para ciervos, zorros, tejones y meloncillos, siendo esta además una de las zonas de mayor densidad del lince ibérico en el mundo.

  • El Alcornocal y la Vera

    Nos adentramos en una de las manchas boscosas mejor conservadas del primigenio bosque de alcornoques que, en un pasado no muy lejano, cubría la mayor parte de las tierras bajas que rodean las Marismas del Guadalquivir, y disfrutamos de las espectaculares vistas de la vera, la zona de contacto entre las arenas del bosque y las arcillas de la marisma, donde grupos de ciervos pastan tranquilos y el jabalí se deja ver a menudo, sin olvidarnos que sigue siendo territorio de campeo de nuestro lince ibérico. Aquí son habituales especies como la el milano negro, el aguililla calzada, el mochuelo, la perdiz roja, el críalo, el triguero y la golondrina dáurica.  Además son estas buenas zonas para hacer un primer intento de ver algunas otras especies como el águila imperial ibérica, el alcaraván y el sisón.

  • La Marisma de Hinojos

    Al dejar atrás los últimos alcornoques centenarios, se abre ante nuestros ojos la inmensa extensión de la Marisma del Guadalquivir. Su infinitud abruma los sentidos y la vida que alberga se muestra de tan diferentes maneras como distintas son las estaciones del año. Las llanuras resecas del verano dan la bienvenida a las lluvias otoñales y, en pocas semanas, se transforman en un lago sin fin que alberga a enormes bandos de limícolas y anátidas llegados del norte para aprovechar nuestros templados inviernos. En primavera la marisma se convierte en un mar verde de castañuela que alberga una rica avifauna, garzas imperiales, garcillas cangrejeras, moritos, canasteras, cigüeñuelas, avocetas, fumareles y pagazas se arremolinan en las zonas de cría, disputando su derecho a la existencia frente  milanos negros y aguiluchos laguneros, que surcan amenazadores los cielos. La ganga ibérica es otra de las especies emblemáticas de nuestras marismas a la que siempre dedicamos nuestros esfuerzos, aunque estos no se vean siempre recompensados.

  • El Caño Guadiamar

    En primavera, este antiguo cauce del Río Guadiamar, ofrece aguas profundas apropiadas para especies escasas como el somormujo lavanco, el zampullín cuellinegro, la focha moruna, la malvasía cabeciblanca, el porrón pardo o el pato colorado. Otras especies difíciles de ver como la cerceta pardilla también nos visita cada año en pequeños números. Entre sus densos carrizales y eneales se reproducen un gran número de otras interesantes especies como el avetoro, el avetorillo, el calamón, el carricero común, el carricero tordal, la buscarla unicolor, el buitrón y el pájaro moscón. Es también una zona excelente para, a partir de media mañana, levantar nuestros ojos al cielo para intentar ver a algunas de nuestras rapaces más emblemáticas como el águila imperial ibérica, el águila culebrera o el buitre leonado.

  • José Antonio Valverde

    Rodeado por la marisma, el Centro de Visitantes José Antonio Valverde es parada obligada en nuestro paso por las marismas. Es un buen lugar para tomar un descanso y una taza de café y además es un inmejorable punto de observación de aves. Aquí encontramos una de las mayores colonias de cría del ardéidos de Europa; garzas imperiales, garcillas cangrejeras y bueyeras, garcetas comunes, moritos y martinetes se concentran hasta alcanzar varias decenas de miles de individuos cada primavera y regalarnos un maravilloso espectáculo. Es sin duda uno de los puntos de mayor atractivo de todo el Parque Nacional de Doñana en primavera. Además es un buen lugar para intentar nuestras especies de polluelas y el rascón y tener buenos avistamientos de otras más fáciles como el calamón y el pato colorado.

  • El Lucio del Lobo

    Algo más al este encontramos el Lucio del Lobo, cuyo nombre nos recuerda al gran mamífero ya extinguido de Doñana. Rodeado de marismas de almajos, las águilas culebreras y cernícalos primilla nos vigilan desde sus posaderos, mientras los grupos de gamos nos miran curiosos a nuestro paso. En primavera, el verde de la castañuela, el blanco de la manzanilla acuática y el azul de cielo componen preciosas postales marismeñas. Aquí nos detenemos de nuevo para observar a través de  nuestros prismáticos los habituales bandos de flamencos y espátulas. Es también una buena parada para intentar especies como la avoceta, el aguilucho cenizo, el fumarel cariblanco, la terrera marismeña, la calandria, la curruca tomillera, el gorrión moruno y el triguero. En invierno, grandes bandos de ánsares comunes y grullas nos llaman la atención con sus potentes llamadas y el vuelo rápido del esmerejón nos guía hasta las lejanas siluetas de las dunas móviles del sur del Parque que brillan bajo el sol.

  • La Finca de Caracoles

    Se trata de una gran finca agrícola de unas 2.000 has. donde se ha venido  trabajando durante años para restaurar nuestras marismas. Estas marismas jóvenes y los campos de cereal cercanos ofrecen un hábitat estepario ideal para especies como el aguilucho cenizo, la calandria, la ganga ibérica, el alcaraván y la terrera común. En el paso migratorio se concentran aquí un gran número de vencejos pálidos y aviones zapadores y los postes eléctricos que bordean la finca se convierten en posaderos inmejorables par un gran número de rapaces como el cernícalo primilla, el águila culebrera y el águila imperial ibérica, además de convertirse en buenos lugares de parada y descanso para otras especies en paso como la carraca y el roquero rojo. En invierno aquí abundan los búhos campestres, a los que se puede ver cazando al caer la tarde junto a los aguiluchos pálidos, y en el Caño Travieso, que vuelve a inundarse ahora, se concentran grandes bandos de ánades y limícolas.

  • Entremuros

    En el canal de encauzamiento del Río Guadiamar y el Brazo de la Torre se han desarrollado densas praderas de castañuela y grandes carrizales y eneales que en primavera ofrecen refugio a especies como el calamón, la focha moruna, la garza imperial, el avetoro, el aguilucho lagunero, el gorrión moruno y el carricero tordal. Entre sus tarajes duermen las lechuzas comunes y los búhos chicos, y abundan otras especies como el alcaudón común, la tórtola común y el zarcero bereber. Y en invierno allí se concentran grandes bandos de ánsares y grullas. Los campos de cereal y los arrozales cercanos son también buena fuente de buenas observaciones de otras especies como la calandria, la ganga ibérica, el alcaraván y el aguilucho cenizo.

Hasta
0
especies en primavera

Rapaces, anátidas, ardéidos, limícolas y paseriformes componen una larga y variada lista de especies en primavera

Haz tu reserva ahora

Escríbenos y nosotros te informamos personalmente de todos los detalles.

[/vc_column_text]


* Campo requerido.

btt