Showing Doñana since 1990

services

Excursión privada de medio día a Doñana

para ver Doñana a tu manera

Cada vez son más las personas interesadas en actividades en la naturaleza personalizadas, adaptadas a sus necesidades y esto es justamente lo que ofrecemos con nuestras visitas privadas.

No importa si te interesa la naturaleza en general y lo que quieres es tener una visión general del Parque o si eres un aficionado a la observación de aves o te interesa la fotografía y necesitas un servicio más específico; todos encontraréis lo que necesitáis si contratáis una de nuestras visitas privadas a Doñana.

Te diseñaremos la excursión a  medida. Las únicas limitaciones son que no se puede empezar la visita a media mañana, a media tarde o terminarla mucho más allá del atardecer, ya que los tour nocturnos no están permitidos.

 

Profesionalidad y experiencia están garantizadas. Tendréis el mejor guía, que responderá todas tus preguntas acerca de Doñana, que te enseñará los lugares más bonitos del Parque en cada momento del año, que te conseguirá los mejores avistamientos de animales, que te encontrará ese pájaro que quieres ver y que hará todo lo posible para que Doñana te parezca todo lo bonito que esperas.

 

El tamaño de grupo puede variar desde 1 hasta 8 personas ya que usamos normalmente vehículos Land Rover Defender de 6 – 8 plazas para este tipo de visita. Cuatro personas irán muy cómodas en él y tendrán todo el espacio que necesitan para su equipo en la parte de atrás, donde hay asientos con visibilidad algo más reducida para 4 personas más si vais ligeros equipaje.

Visitareis zonas de bosque y marisma en el norte del Parque Nacional de Doñana y haréis una parada en el Centro de Visitantes José Antonio Valverde, donde podréis disfrutar de la colonia de cría de aves en primavera y utilizar los servicios que ofrece el centro. Dependiendo de la época del año, se podrán incluir también otros puntos de interés ornitológico y paisajístico en el entorno del Parque.

Acordaremos la hora de inicio con vosotros. Nuestro guía os recogerá en vuestro hotel en El Rocío o en nuestras oficinas de esta localidad. Nuestra recomendación es siempre salir al campo por la mañana, antes del amanecer, pero si lo necesitas podemos organizarte la excursión por la tarde, en cuyo caso te recomendaremos terminar después del atardecer. Si lo necesitáis, junto a nuestras oficinas, encontraréis una pequeño restaurante local que ofrece desayunos desde bien temprano.

También te ofrecemos un reportaje fotográfico del tour si lo solicitas con antelación. Te enviaremos una selección de fotografías tomadas por el guía durante tu excursión.

No dudes en contarnos cuáles son tus necesidades, encontrarás en nosotros la respuesta que necesitas.

  • Estación recomendada

    Primavera, otoño, invierno

  • Duración

    Unas 5 horas

  • Tamaño de grupo

    Recomendado de 1 a 4

  • Precio

    Total 150€ para un grupo de 1 a 3 personas
    50€ adicionales por persona extra

  • Tipo de vehículo

    Land Rover Defender 6-8 plazas

  • Incluidos

    Vehículo 4×4, conductor-guía,
    prismáticos, telescopio,
    reportaje fotográfico del tour,
    guía de campo, bebida de cortesía

  • Hora de inicio

    Acordada con el cliente
    Recomendado antes del amanecer

  • Punto de encuentro

    Su hotel en El Rocío
    Nuestras oficinas en El Rocío

  • Itinerario

    Bosques y marismas en el norte del Parque Nacional

ermita el rocio
discoveringdonana.com
discoveringdonana.com
discoveringdonana.com

Itinerario

  • La Aldea de El Rocío

    Nuestra ruta comienza en la Aldea de El Rocío, lugar de peregrinación anual de hermandades que, llegadas desde todos los puntos de España, se concentran aquí durante unos días en primavera todos los años  durante la famosa Romería. La pintoresca Ermita del Rocío preside con elegancia el paseo marismeño, convirtiéndose sin duda en la protagonista indiscutible de la típica estampa rociera, junto con la cercana Madre de las Marismas, uno de los mejores puntos de observación de aves de Doñana. Las tradicionales calles de arena de El Rocío y los caballos que pastan tranquilos en los prados nos darán paso al famoso hito rociero del Puente del Ajolí, para adentrarnos en la zona restringida del Parque Nacional.

  • El Pinar de Coto del Rey

    El famoso camino rociero de la Raya Real nos llevará al  Pinar de Coto del Rey. Aquí es posible observar las especies de plantas y animales más características que habitan nuestros ecosistemas de bosque mediterráneo. El pino piñonero es el rey del bosque, a sus pies, una cobertura de denso matorral formado por enormes matas de lentisco y numerosas especies de jaras y otras especies adaptadas a nuestro clima mediterráneo, constituyen el refugio ideal para ciervos, zorros, tejones y meloncillos, siendo esta además una de las zonas de mayor densidad del lince ibérico en el mundo. Ciervos, gamos y jabalíes campean a sus anchas, mientras que los grupos familiares de rabilargos ponen una nota de color y sonido en los pinares.

  • El Alcornocal de Matasgordas

    Tras girar al sur y cruzar la Cancela del Vicioso nos dirigimos hacia una de las manchas boscosas mejor conservadas del primigenio bosque de alcornoques que, en un pasado no muy lejano, cubría la mayor parte de las tierras bajas que rodean las marismas del Guadalquivir. Alcornoques centenarios, viejos acebuches, “matas gordas” de lentisco, brillantes palmitos y plateados jaguarzos conviven con el ciervo, el jabalí, el milano real y el águila calzada. Aquí soñamos durante unos kilómetros con la posibilidad de encontrarnos con uno de los últimos representantes de la especie de felino más amenazada del mundo, nuestro lince ibérico, caminando con elegancia entre la densa vegetación en busca de su presa favorita, el conejo.

  • La Vera

    Pronto nos encontramos en la vera, una zona de transición entre el bosque y la marisma, entre la arcilla y la arena que cubren los suelos de Doñana. Grupos de ciervos se apartan a nuestro paso o pastan tranquilos en la llanura. Aquí  no son difíciles de observar las siluetas del águila calzada y el milano negro o incluso la, amenazada de extinción, águila imperial ibérica. Bandos de jilgueros se alimentan sobre los campos de cardos y los conejos se ocultan en sus madrigueras, temerosos de nuestra presencia. Esta estrecha franja de terreno ofrece la mayor variedad paisajística y faunística de Doñana.

  • La Marisma de Hinojos

    Al dejar atrás los últimos alcornoques centenarios, se abre ante nuestros ojos la inmensa extensión de la Marisma del Guadalquivir. Su infinitud abruma los sentidos y la vida que alberga se muestra de tan diferentes maneras como distintas son las estaciones del año. Las llanuras resecas del verano dan la bienvenida a las lluvias otoñales y, en pocas semanas, se transforman en un lago sin fin que alberga a enormes grupos de limícolas y anátidas llegados del norte para aprovechar nuestros templados inviernos. Esta es sin duda una de las zonas más espectaculares de Doñana donde las manadas de yeguas, las bandadas de aves y los amplios paisajes se asocian para componer escenas de gran belleza.

  • El Caño Guadiamar

    En primavera la marisma se convierte en un mar verde de castañuela que alberga una rica avifauna. Multitud de aves pertenecientes a una gran variedad de especies se arremolinan en las zonas de cría, disputando su derecho a la existencia frente  milanos negros y aguiluchos laguneros, que surcan amenazadores los cielos.  Las Chozas Marismeñas de El Pastor nos dan paso al Caño Guadiamar, un excelente punto de observación de aves donde garzas imperiales, garcillas cangrejeras, moritos, fochas, patos colorados y calamones, entre otros, se concentran durante varios meses durante su época de reproducción. El puente sobre el Caño es parada obligada de pajareros y desde allí es habitual observar también a nuestros milanos y águilas posados sobre vallas o tendidos eléctricos.

  • El Lucio del Lobo

    Algo más al este, el Lucio del Lobo, nos recuerda con su nombre al ya ausente gran mamífero. Rodeado de marismas de almajos, las águilas culebreras y cernícalos comunes nos vigilan desde sus posaderos, mientras los grupos de gamos nos miran curiosos a nuestro paso. En primavera, el verde de la castañuela, el blanco de la manzanilla acuática y el azul de cielo componen preciosas postales marismeñas. Aquí nos detenemos de nuevo para observar a través de  nuestros prismáticos los habituales bandos de flamencos y espátulas. En invierno, grandes bandos de ánsares comunes y grullas nos llaman la atención con sus potentes llamadas y el vuelo rápido del esmerejón nos guía hasta las lejanas siluetas de las dunas móviles del sur del Parque que brillan bajo el sol.

  • José Antonio Valverde

    Rodeado por la marisma, el Centro de Visitantes José Antonio Valverde es parada obligada en nuestro paso por el Parque. Ofrece un descanso a los visitantes y un inmejorable punto de observación de aves; aquí encontramos una de las mayores colonias de cría del ardéidos de Europa. Garzas imperiales, garcillas cangrejeras y bueyeras, garcetas comunes, moritos y martinetes se concentran hasta alcanzar varias decenas de miles de individuos cada primavera y regalarnos un maravilloso espectáculo. Es sin duda uno de los puntos de mayor atractivo de todo el Parque Nacional de Doñana.

grupo de flamencos en la marisma
Caño Guadiamar en primavera
lucio del lobo
colonia de cria de jose antonio valverde

Doñana cambia con las estaciones

Hasta
0
especies diferentes

Doñana ofrece una variada lista de aves que varía dependiendo de la época del año en la que la visites

Haz tu reserva ahora

Escríbenos y nosotros te informamos personalmente de todos los detalles.


* Campo requerido.

btt