Showing Doñana since 1990

services

Cernícalo Común

Una pareja de cernícalos, las estrellas de la laguna de la FAO

Por Lucía Lozano Villarán

Publicado en

El verano se ha apoderado de Doñana un año más. Las altas temperaturas de estos últimos días han acelerado el secado de la marisma junto al Rocío, uno de los pocos lugares que aún conservaban algo de agua en la marisma de Doñana. Cigüeñas, espátulas, garzas y milanos aprovechan los últimos recursos que ofrecen los cada vez más reducidos charcos, donde se acumulan peces y ranas en un último esfuerzo por sobrevivir.

Laguna de la FAO en verano en DoñanaEn los pinares y alcornocales del norte del Parque Nacional, árboles y arbustos presentan aun un buen porte y aspecto, aun no se han visto afectados por la sequía que agosta a las herbáceas que dependen de la humedad de las capas superficiales del suelo. El jaguarzo continúa tiñendo de amarillo con sus flores grandes extensiones de lo que aquí llamamos monte blanco, debido al color gris claro de este arbusto dominante en las zonas arenosas más secas. Las hembras de ciervo se alejan a nuestro paso acompañadas de sus crías de la primavera pasada y los jabalíes cortan los caminos a la carrera ahuyentados por el ruido del motor de nuestro Land Rover. Huellas recientes de meloncillo, tejón y zorro nos dan idea de la intensa actividad crepuscular y nocturna que se adueña de estos bosques al caer el sol y decaer la actividad humana. El número de conejos ha aumentado sensiblemente con las nuevas camadas de la primavera pasada y se dejan ver por todas partes, aunque ya se empiezan a ver algunos afectados por las enfermedades que les atacan cuando las temperaturas suben.

En días con suerte disfrutamos del avistamiento de algún lince ibérico, como el macho que hoy continúa con sus tareas de patrulla, defensa y marcaje de su territorio a pesar de nuestra cercana presencia. Milanos Negros y Águilas Calzadas se esfuerzan denodadamente por alimentar a sus crías en un año difícil como este. Las Cigüeñas que anidan en el alcornocal buscan saltamontes y otros invertebrados entre los pastizales.

En las resecas marismas los buitres se ven beneficiados por la dureza que el verano impone sobre las condiciones de vida de vacas, caballos y ovejas y no es raro encontrar algún grupo alimentándose del cadáver de uno de ellos. Ocasionalmente algún Alimoche o incluso algún Águila Imperial les acompañan en sus ascensiones aprovechando alguna corriente térmica ascendente de media mañana.

Pollo de cernícalo común

Pollo de cernícalo común

En el Centro de Visitantes de José Antonio Valverde, donde aún se mantiene un buen nivel de agua, suelen concentrarse grupos de flamencos, cigüeñuelas, agujas colinegras, ánades reales y frisos, porrones comunes y patos cuchara, así como fochas, gallinetas y calamones, algunos de los cuales son de los pocos que se han decidido a criar este año. Aguiluchos laguneros, Milanos Negros e incluso el Águila Imperial sobrevuelan las lagunas a menudo en busca de alguna presa desprevenida.

Tampoco es raro descubrir algún gamo o jabalí refugiado entre los tarajes. Los Carriceros Tordales siguen llenando los eneales con sus cantos y los zampullines chicos defienden sus territorios intentando amedrentar a los desconocidos con sus escandalosas risas.

Pero sin duda la estrella este año en las lagunas de la FAO, como las llamamos los locales, a falta de la colonia de ardeidos que este año no ha encontrado las condiciones mínimas para plantearse la reproducción, es la pareja de cernícalos que crían en la caja nido adosada a la pared trasera del edificio. Sus pollos ya crecidos se dejan ver con gran facilidad mostrando su plumaje casi desarrollado pero con trazas del plumón que los ha cubierto durante las primeras semanas de vida.

 

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt