Showing Doñana since 1990

services

Subadulto de águila imperial despegando

Rapaces en agosto

Por José Antonio Sánchez Iglesias

Publicado en , ,

Las altas temperaturas han abrasado el Parque y la escasez de agua modela paisajes y transforma la vida de los animales. Las marismas de El Rocío se han secado ya y lo mismo le ha ocurrido al cercano Arroyo de la Rocina; hay que remontarse hasta el Charco del Acebrón, junto al Centro de Visitantes del Palacio del Acebrón, para encontrar algo de agua en su cauce. Un paseo por el frondoso bosque de galería que lo rodea es una de las actividades más recomendadas del verano en Doñana.  En los bosques el amarillo de las praderas contrasta con el verde de pinos y lentiscos. Los rabilargos patrullan las dehesas en busca de alimento y los escasos conejos mordisquean las matas secas junto al camino.

Bosque de alcornoques y helechos

Alcornoques y helechos

 

Los mamíferos concentran la mayor parte de su actividad en torno al amanecer y el atardecer. Ya se oyen con frecuencia los berridos de los machos de ciervo en celo. Algunos días de suerte conseguimos ver a nuestro mamífero Rastro de lince ibérico en la arenaestrella, el lince ibérico, aunque otro muchos nos tenemos que conformar con un rastro fresco en la arena. Nos solemos encontrar con algunos jóvenes de águila calzada que todavía permanecen en los alcornocales cercanos a la marisma, la mayoría de ellos ya han emprendido la vuelta a sus cuarteles de invierno en África. Algunos milanos negros jóvenes también se dejan ver conforme cruzamos la vera y nos adentramos en la marisma. Los mochuelos que utilizan los majanos de los conejos para vivir también se suelen dejar ver.

Allí son los amarillos y los ocres de los matorrales salados y los agostados pastos los que contrastan con el verde de los tarajes y alguna mancha localizada de carrizo, enea y bayunco. Ya solo suele quedar agua en algunos tramos del Caño Guadiamar, donde se concentran grupos de limícolas y algunas garzas. Aquí nos podemos encontrar con algún milano real jóven nacido en la zona o algún adulto llegado ya para la invernada. La mayoría de nuestras aves acuáticas se han visto forzadas a mudarse a los no lejanos arrozales, allí encuentran el refugio, el agua y la comida que necesitan. Por ello, solemos incluir en nuestras excursiones en verano la visita a los cercanos arrozales de Hato Ratón. De camino pasamos por la colonia de cría de cernícalo primilla junto al Caño Guadiamar, donde suelen quedar todavía algunos individuos que se quedaran a pasar el invierno.

 

Sobre las verdes praderas de los arrozales no es raro encontrar a varios aguiluchos laguneros sobrevolando a baja altura en busca de alguna presa descuidada. Allí cigüeñas, garzas, garcetas y garcillas, espátulas, moritos y una buena variedad de limícolas se alimentan siempre alerta al ataque de los predadores.

 

Caño Guadiamar en verano

Caño Guadiamar

 

En las resquebrajadas llanuras sólo permanecen algunas terreras marismeñas, calandrias y cogujadas comunes, acompañadas por pequeños grupos de gangas ibéricas, aves todas esteparias que pueden soportar las duras condiciones de este ecosistema en verano. Es un tiempo propicio sin embargo para muchas de nuestras rapaces. Los buitres leonados llegados de las lejanas colonias de las sierras de Cádiz y Huelva se aprovechan de los desastrosos efectos que estas duras condiciones tienen sobre las manadas de caballos y vacas y los rebaños de ovejas. Las águilas culebreras también encuentran abundante alimento todavía y nos las encontramos posadas en los postes del tendido eléctrico o se ciernen sobre nuestras cabezas al detectar alguna presa. Los cernícalos comunes también utilizan los tendidos eléctricos de la zona del Lucio del Lobo como posaderos.

 

La reina de nuestras rapaces, el águila imperial ibérica también se deja ver surcando los cielos azules de Doñana en agosto o descansando a la espera de la hora adecuada para remontar el vuelo ayudada por las térmicas del mediodía, como este ejemplar subadulto que ya muestra los hombros ribeteados de blanco.

 

Hacia la segunda mitad del mes comenzamos a ver grandes números de rapaces en migración volando hacia el sur. Alimoches y algún buitre leonado, águilas calzadas, pescadoras y culebreras, milanos negros, abejeros europeos, azores y alcotanes, cernícalos primillas, todos emprenden el largo viaje que los llevará a sus zonas de invernada en el África subsahariana.

About José Antonio Sánchez Iglesias

José Antonio Sánchez se licenció en Biología por la Universidad de Sevilla en 1985. Más tarde, durante varios años, se dedicó a organizar y guiar rutas de senderismo y naturaleza ...

btt