Showing Doñana since 1990

services

flamingo-flying-donana

Doñana en un caluroso julio

Por José Antonio Sánchez Iglesias

Publicado en ,

Finales de Julio, Doñana se aletarga, las altas temperaturas de este verano afectan a todos. Los animales del Parque salen temprano a cumplir con las tareas propias de cada uno. Lo primero es desayunar. Zorros y linces, entre otros, merodean por los bosques en busca del alimento que cada uno prefiere.
Zorro en el bosque
Ciervos, conejos y perdices hacen lo propio, pero muy atentos a la presencia de los predadores, de ello depende que puedan sobrevivir un día más. Las ciervas todavía protegen a sus cervatillos en lugares tranquilos del pinar de Coto del Rey.
Grupo de ciervas con sus cervatillos
Los machos ya no se dejan ver tanto ya que ahora comienzan a acercarse a los mejores campos de demostración más cercanos a la marisma. Sus cuernas ya están prácticamente listas y comienzan a sentir cómo se aproxima la época de celo. Se alimentan lo mejor que pueden porque necesitarán muchas energías cuando llegue septiembre.
Grupo de ciervos con las cuernas cubiertas de borra
Los jóvenes de milanos negros ya han abandonado sus nidos y sus padres los han abandonado a ellos. Todos dejan ya Doñana estos días y se preparan para la próxima migración. Antes de partir se aseguran tener las plumas en perfecto estado, especialmente las de las alas y cola, por los que las que se encuentran en mal estado son sustituidas por unas nuevas. De ahí que sea habitual encontrar ahora plumas de rapaces caídas en el suelo. Los posaderos habituales de la mayoría de las rapaces que se reprodujeron en los bosques de Doñana la pasada primavera aparecen ya vacíos, aunque no faltan todavía abundantes avistamientos de milanos negros y águilas calzadas.

Los aguiluchos cenizos también se preparan para la vuelta a Africa y los vemos a menudo volando bajo sobre las marismas en busca de alimento. La hembra de la fotografía perdió una de las plumas de la cola mientras la observábamos. La primera collalba gris ha sido observado ya migrando hacia al sur, igual que la primera carraca que también volaba ya hacia sus cuarteles de invierno en el Africa subsahariana.

Aguilucho cenizo hembra posado en el suelo
Serpientes y lagartijas también adaptan su actividad a las altas temperaturas, aprovechando las primeras y últimas horas del día para salir a comer. Los rastros de serpientes en la arena son ahora escasos, pero los de los pequeños sapos corredores abundan cada mañana atravesando nuestros caminos en el bosque.
Lagartija coligara sobre la corteza de un árbol
Los escarabajos de la arena parecen estar ahora en plena actividad, los caminos del bosques aparecen cada mañana plagados de rastros de varias especies de estos escarabajos negros. Las hormigas león también aprovechan la creciente actividad de las hormigas para intentar completar otra generación de sus larvas devoradoras de estos pequeños invertebrados.  En las marismas aun se pueden observar algunos adultos de la mayor de nuestras hormigas león, la palpares libelluloides, bien camuflados y protegidos sobre el tallo de un cardo. Otro artrópodo al que parecen venirle bien estos calores es el argiope lobulado o araña tigre (argiope lobata). Sus enormes telas de araña se apoyan en los altos jaguarzos del alcornocal. Apoyadas boca abajo sobre ellas, esperan pacientemente a algún incauto que tropiece sobre su tela.

Grandes zonas de la marisma aparecen ya resecas por el sol aunque no carentes de belleza. Una amplia gama de colores amarillo, ocres y verdes componen bellos y extensos paisajes que se pierden en el horizonte.

Marisma seca

Pero en otras zonas que conservan aún agua se concentran buen número de flamencos, espátulas, moritos, garzas y otras aves acuáticas.

Panorámica del Caño Guadiamar

About José Antonio Sánchez Iglesias

José Antonio Sánchez se licenció en Biología por la Universidad de Sevilla en 1985. Más tarde, durante varios años, se dedicó a organizar y guiar rutas de senderismo y naturaleza ...

btt