Showing Doñana since 1990

services

Cierva con cervatillo

Verano en los bosques y marismas de Doñana

Por José Antonio Sánchez Iglesias

Publicado en ,

Al entrar temprano por la mañana en los Pinares de Coto del Rey, siempre esperamos encontrarnos con alguno de nuestros linces ibéricos.Cuando lo conseguimos, podemos comprobar como los cachorros siguen creciendo día a día gracias a los cariñosos cuidados de sus madres. Las ciervas continúan también cuidando de sus cervatillos, los cuales aun muestran el pelaje de juventud decorado con lunares blancos. Y nuestras perdices, cuyos perdigones ya cuesta distinguir de sus padres, se pasean todavía en grupos familiares en los claros del pinar.

 

Al llegar a los bordes de la marisma, nos paramos a contemplar los ya grandes grupos de ciervos y ciervas; las manadas se vuelven a reagrupar sabiendo que la época del apareamiento se acerca. Los machos ya lucen sus cuernas desprovistas del terciopelo que las ha nutrido durante los 5 meses pasados. En los alcornocales cercanos a la marisma damos un paseo para buscar los rastros que sus habitantes dejaron la noche anterior. Ciervos, tejones, zorros, conejos, jabalíes e incluso el lince, suelen dejar sus huellas sobre la moldeable arena de estos bosques. Nidos de arañas lobo, consistente en un agujero  en el suelo de varios centímetros de anchura, rodeado de un pequeño cercado construido con pequeños palitos y las grandes telas de la araña tigre son también habituales hallazgos durante este paseo.

 

Ya adentrados en las llanuras marismeñas, no dejan de sorprendernos los extraños efectos que el aire caliente produce sobre el paisaje. Las manadas de yeguas y los bosques parecen flotar sobre lejanos lagos inexistentes

 

Águilas calzadas, águilas culebreras y milanos negros comienzan a escasear en nuestros bosques, porque ya finalizados sus trabajos reproductivos nos dejan para emprender la migración anual a sus cuarteles de invierno en África, volverán la próxima primavera. Sin embargo todavía podemos observarlos con cierta facilidad sobrevolando las marismas y aprovechando sus recursos para hacer alguna parada de avituallamiento. Jóvenes de alcaudón común, todavía con su característico plumaje pardo, hacen lo propio en buenos números. Golondrinas, aviones y vencejos también atraviesan Doñana mientras viajan al sur.

 

Para encontrar a nuestras aves acuáticas ahora en verano, necesitamos desplazarnos a los arrozales cercanos al Parque, y eso hacemos habitualmente durante nuestras excursiones de verano. De camino nos paramos a contemplar las curiosas concentraciones de caracoles de los postes de las vallas que circundan los campos de cereal.

Snail grape on a fence post

Las aguas cubiertas por una densa alfombra de plantas de arroz aportan una gran cantidad de recursos alimenticios a una buena variedad de aves acuáticas. Entre ellas podemos encontrar habitualmente a especies como la espátula, morito, garza imperial, garza real, garceta común, garcilla bueyera, garcilla cangrejera, fumarel cariblanco, pagaza piconegra, andarríos grande y lavandera boyera, entre otras.

 

Miles de libélulas de distintas especies pululan por todas partes, convirtiéndose en una excelente fuente de alimentación para aguiluchos cenizos, abejarucos y fumarles cariblancos, que sobrevuelan sin cesar las plantaciones mientras los capturan. Doñana también merece la pena ser visitada en verano, porque siempre ofrece una bonita experiencia en una naturaleza salvaje y rica en especies.

El verano en los bosques y marismas de Doñana también nos ofrecen una gratificante experiencia en una naturaleza salvaje y rica en especies.

About José Antonio Sánchez Iglesias

José Antonio Sánchez se licenció en Biología por la Universidad de Sevilla en 1985. Más tarde, durante varios años, se dedicó a organizar y guiar rutas de senderismo y naturaleza ...

btt